MIGUEL_TUDELA_ACTION_LATINWAVE_v3(1)

Bitácora de Viaje: Órganos , Cabo Blanco y Lobitos

captura-de-pantalla-2016-12-16-a-las-15-00-14

Seguimos con nuestra bitácora de Viaje , esta vez nos trasladamos de Órganos a Cabo Blanco, lugar en donde supuestamente las olas son tubulares y de gran tamaño. Digo supuestamente porque nos encontramos con poca ola y rompientes encima de la plataforma de roca, la que de cierta manera provocaba los tubos perfectos.

 

La historia comenzó con un viaje en bus desde Órganos a El Alto, un pueblo de muy pocos habitantes en donde la gente vive de los servicios en mayor medida.

Preguntando como cual extranjero en tierra desierta, nos indicaron que debíamos tomar una van para llegar a nuestro destino. 2 soles por persona , fue el cobro de un señor que mientras nos hablaba nos acercaba a una caleta de pescadores, en donde la vida es tranquila y muy cercana al surf.

captura-de-pantalla-2016-12-16-a-las-14-59-36

Para mala suerte nuestra el swell anunciado había pasado por el lugar el día anterior. Una lastima , porque las ganas de correr ese spot eran muchas.

Pero la historia no terminó ahí. Para colmo nuestras tablas pesaban más de la cuenta, no sabíamos si era por el sol que estaba pegando cada vez más fuerte o nuestro brazos ya no daban más producto de las sesiones ya realizadas. En la disyuntiva de subir un cerro, caminar a otra ola que quedaba a unos 30 minutos , decidimos volver a Órganos para preparar nuestro siguiente destino, Lobitos.

captura-de-pantalla-2016-12-16-a-las-15-01-16

Pasaron unos días y antes de comenzar a viajar, queríamos conocer las olas de Los Órganos, más bien Punta Veleros, lugar turístico de pocas casas, casi todas muy grandes y lujosas (de playa). Este lugar nos presentó dos spot: un beach break llamado Casa Blanca; y un punta llamada La Vueltita. Ambas Izquierdas que no nos demostraron su verdadero potencial.

captura-de-pantalla-2016-12-16-a-las-15-01-05

La mala suerte seguía de nuestro lado, la altura de las olas seguirían de poco tamaño por largos días y el viento por la tarde ya era una constante. Pese a ello decidimos viajar a Lobitos. Lugar conocido y reconocido por todos, como un spot de buenas y largas izquierdas.

Casi 9 horas de viaje (hacia el sur) para llegar a Talara; luego unos 20 minutos de una van llena de gente. Para sorpresa nuestra el conductor nos dejó en la playa y nos presentó a David. Local de la zona que administraba dos hostales frente al point. Él muy amable nos dejó quedarnos en una pieza a muy buen precio, pero nuestra intención era surfear y las olas no estaban de tamaño, si con forma.

captura-de-pantalla-2016-12-16-a-las-14-59-49

El almuerzo en el Ancla fue otra cosa, luego de mucho viajar y no comer nada, la señora del restaurant, nos dio el plato más grande que hemos comido en el viaje, con el clásico arroz (infaltable en todo los platos peruanos) y algunas salsas que nos hicieron olvidar que aún no llegaba el swell.

Por la tarde, nos dimos unas vueltitas por la playa. Y ya atardeciendo tomamos la determinación de emprender vuelo, esta vez nuestro destino sería Huanchaco. Spot que si tendríamos olas y la oportunidad de conocer una cultura llena de tradición y mucho surfing.

captura-de-pantalla-2016-12-16-a-las-14-59-17

Pero no queremos olvidar, para terminar este reporte, al señor Baltazar, alias “Balto”. Conductor de la Van , que nos trasladó de vuelta a Talara. Él amablemente nos contó su pasión por los Gallos del Pelea y por sobre todo el valor de tener una familia, cuyos valores se centran en la educación, esfuerzo y humildad. Su sello y algo que nos dejó marcado fue la frase “Ahora yo vivo en una mansión, mi familia vive en una casa que construí. Yo estoy viviendo en una carpa, esa es mi mansión y estoy feliz con ella” , el apreciar las cosas simples de la vida siempre es importante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.